Conecta con nosotros
Autotransporte en México Autotransporte en México

Colaboradores

Autotransporte, clave en la recuperación económica

Published

on

En 2020 la economía nacional decreció 8.5% de acuerdo con las cifras oficiales. Este resultado si bien está contagiado por la COVID-19, también tiene un componente desde las esferas del gobierno federal para contener la caída o impulsar la recuperación.

Para 2021, los estimados del Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustados en enero pasado ubican a México con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4.5%, motivado por la vinculación que tiene nuestro país con Estados Unidos, y donde los estímulos para la recuperación económica en la nación vecina han comenzado a fluir.

En ambos contextos, economía interna y comercio exterior, existe un actor clave que coadyuvará en los esfuerzos de la recuperación: el autotransporte.

El autotransporte de carga es fundamental en la economía del país, su aportación al PIB es de cerca de 3% y cerca de dos millones de familias dependen económicamente de ella.

Pero no sólo por su relevancia en los indicadores, el autotransporte de carga aporta 56% del total de carga movilizada en México, considerando movimientos locales y de comercio exterior, y si se considera sólo el intercambio con el principal socio comercial, Estados Unidos, protagoniza aproximadamente 80% del total de mercancías intercambiadas.

Autotransporte en México

En plena pandemia con la restricción a diversas actividades industriales y comerciales, el autotransporte de carga continuó en movimiento, evitando que la cadena de suministro se viera interrumpida, pero también el abasto en los hogares.

Para un 2021 en donde la recuperación económica no sólo es necesaria sino urgente, el autotransporte será y es clave para este dinamismo, por ello se requiere atender sus principales urgencias que podríamos centrar en tres esferas: inseguridad, acceso a financiamiento y cumplimento al marco normativo.

Estos tres temas que posteriormente se abordarán en lo individual son cruciales para el autotransporte. El tema de inseguridad en la pre pandemia alcanzó niveles históricos, que si bien se contrajeron, fue resultado de la caída económica, pero no se puede soslayar el riesgo en que se realiza la actividad.

El financiamiento en momentos donde el flujo de efectivo es más lento y además la recuperación de la cartera con los clientes se posterga, es vital garantizar la salud financiera de las empresas con apoyos económicamente viables o acceso a recursos sin comprometer su sostenibilidad.

Finalmente, el marco normativo, que no debe ser ajustado a capricho de autoridades o intereses políticos o de grupos, con impacto en la movilidad de mercancías o en la configuración de las unidades.

Esperemos que estas condiciones se cumplan para lograr que el autotransporte sea clave en la recuperación económica y de la propia actividad.

Vive actualmente: Ciudad de México Licenciado en Ciencias de la Comunicación egresado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Me he desempeñado en el periodismo por más de 20 años, más de la mitad de mi actividad profesional enfocada al periodismo de negocios. Desde 2014 me incorporé en una segunda etapa en Grupo T21, donde actualmente soy Director Editorial a cargo de los contenidos del Grupo, participando además en las estrategias digitales y de innovación para poder acceder a nuevos mercados y clientes.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colaboradores

Las migraciones y el derecho a migrar

Published

on

Las migraciones y el derecho a migrar

Según el Portal de datos mundiales sobre la migración -utilizado por la ONU-,
en el mundo habitamos 7,8 mil millones de personas, de las cuales 280,6
millones son, somos o hemos sido migrantes, es decir, el 3,6% de la población
(año 2020) 1 .


Aunque es un fenómeno complejo, y, aunque muchas veces podemos
quedarnos solo con el lado más problemático de la cuestión, tengo que decir
que la migración es un fenómeno que explica mucho del mundo de hoy:
habitamos un mundo que, tanto por la migración como por la comunicación, se
ve a sí mismo como interconectado, en otros términos, globalizado.
Aun con esto, la migración no es un fenómeno solo de nuestros días. Por el
contrario, la migración ha estado en la historia del ser humano desde sus
inicios: empezamos siendo nómadas y seguimos siendo exploradores. Esto
tiene sentido porque el ser humano siempre ha buscado lo necesario para vivir
bien y desarrollarse mejor.

Ya entrado en la cuestión me atrevo a decir que sobre todo cuando la
migración toca la realidad propia (personal o nacional) se convierte en tema de
discusión importantísimo: hasta dónde sí, hasta dónde no es lícito migrar.
Como ya insinué, la migración no es una novedad. Sin embargo, también hay
que decir que ha crecido exponencialmente desde el siglo XIX, para llegar a ser
lo que es hoy. Esta es la razón por la que la migración ya se aborda en la
Declaración de los Derechos Humanos de 1948.


Lo digo sintéticamente: por un lado, el documento reconoce el derecho a la
migración solo dentro del propio Estado (art. 13) -cosa que, sin duda, sería una
salida fácil para cerrar el problema migratorio más actual-; sin embargo, por
otro, apelando a motivos humanitarios, la Declaración reconoce que cuando la
integridad física de alguna persona se ve puesta en peligro por motivos
ideológicos y por el clima político de su país, ha de garantizarse el derecho
humano al asilo y al refugio en cualquier otro país (art. 14).
Sin duda, hay más que abordar de la Declaración, pero estos dos puntos ya
abren la cuestión.


El documento busca proteger los derechos civiles y sociales, por eso habla de
asilo político. Sin embargo, en la actualidad, vemos que hay otros factores que
también mueven a los migrantes: la pobreza, la inseguridad, la falta de
desarrollo y oportunidades, los desastres naturales.

Estas causas generan la salida de personas hacía los países desarrollados.
Por eso se explica el movimiento de centroamericanos y mexicanos a EE.UU. y
Canadá, o de sudamericanos a Chile, Argentina, Colombia o España.
Si nos quedamos solo en lo establecido por la Declaración, diríamos que no
sería lícito salir a buscar vida digna en otro lugar. Sin embargo, no es difícil ver
que esto se queda corto ante la situación global actual: no es un secreto que
hay hombres y mujeres que viven y mueren peor que otros.
¿No será esto una razón suficiente para salir de su casa -padeciendo
entretanto condiciones inhumanas-?
Por eso, -adhiriéndome al planteamiento católico- creo que migrar para buscar
vivir una vida digna debería de ser reconocido como un derecho humano.
Con ello no busco -ni la Iglesia busca- una apertura indiscriminada de fronteras
(que sería el acabose). Sino una mirada más solidaria y más humana ante el
que sufre y busca alivio.
Ahora bien, este derecho, como lo planteo, solo se puede entender en un
marco más amplio: antes que el derecho a emigrar está el derecho a no tener
que emigrar.


Esto último equivale a decir que es necesario que se trabaje más en el
desarrollo de los lugares de salida. Dicho en otros términos: que las sociedades
y las naciones colaboren entre sí para que el desarrollo llegue también a los
lugares de salida para que en ellos se tenga también la posibilidad de vivir
dignamente.

Soy consciente de que esto parece un mero ideal irrealizable, sin embargo,
también soy consciente de que ladrillo a ladrillo se construye un edificio. Por
eso toco el tema aquí y así. No tanto para que me escuchen los grandes y
poderosos -que estaría bien-, sino para que la sociedad que me escucha tenga
herramientas sólidas para crear una consciencia más solidaria que, buscando
comprender el por qué de la migración, asimile cuanto sufrimiento y
desesperación puede haber detrás de cada migrante.

Continue Reading

Colaboradores

CONSTRUYENDO DIGNIDAD

Published

on

DIGNIDAD-POSDATAMX

Cuando era pequeña, mi papá insistió demasiadas veces que yo era capaz de todo. Que
era fuerte y que podría llegar tan alto como quisiera. “Esa” era la Martha que él veía. Y
que él con sus palabras, empezó a construir en mi. La insistencia y fe que me tuvo,
abonaron a la mujer que soy ahora. A esta Martha resiliente que ha intentado encontrar
siempre en los problemas y sacudidas de la vida, la posibilidad infinita de volver a
inventarse.


Muchas personas con discapacidad durante demasiado tiempo, han insistido en lo
importante que es para su colectivo, el que ajustemos el lenguaje y que se deconstruyan
los mitos, prejuicios y estereotipos relacionados con la discapacidad.
El colectivo, nos insiste en cambiar la manera en la que narramos la discapacidad. Nos
invitan a dejar atrás eufemismos -esas frases que sustituyen con amabilidad a otras que
consideramos agresivas o demasiado francas y que nos resultan incomodas- y que
llamamos a la realidad como es, logrando con esto que la vida de cada una de las
personas en condición de discapacidad sea una vida de oportunidades y de derechos y
no de limitación ni incapacidad.


Para poner mi granito de arena en esta nueva construcción social, hoy diré de manera
muy clara algunos consejos para lograr tengamos todos un lenguaje inclusivo en respeto
a la dignidad de las personas con discapacidad.

Sé que lo que voy a escribir sonara redundante. De todas formas, lo escribiré:
Cada vez que llamas a una persona con discapacidad “discapacitado”… lo discapacitas.


¿Porque ? Porque reconoces que su condición lo hace ser solo eso. Lo reduces, lo
compactas.. lo simplificas… y al hacer esto, eliminas e invisibilidad al resto .. a lo que el
ES .. a lo que TODOS somos .. un alma hecha cuerpo. Una persona.. sin etiquetas… y
punto.


La próxima vez que no sepas cual es la forma correcta para referirte a una persona con
discapacidad te recuerdo que siempre que puedas debes llamarla por su nombre. Trata
de evitar (si es posible) referirte a su condición como ente protagonista de su vida. Pero si
tienes que señalar su condición .. recuerda decir siempre… primero persona.

Las palabras tienen impacto. Que tus palabras cuando las dirijas a una persona con
discapacidad reconozcan insistententemente la dignidad, que no sean de lastima ni de
eufemismo.. y que construyan siempre -con fe- humanos sin etiquetas.

Continue Reading

Colaboradores

Mantente al día sin endeudarte

Published

on

Continúa capacitándote, aquí te hablamos sobre la capacitación en formato digital y
sus principales beneficios.

Fuente: Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera Citibanamex

La situación actual derivada del Covid-19 ha transformado la dinámica diaria, extremar
medidas de higiene dentro y fuera de casa, eliminación de fiestas y reuniones
presenciales, el aumento del eCommerce y pasar mucho más tiempo en el hogar del
que usualmente lo hacíamos. Adicionalmente ha impactado directamente en nuestra
persona y la manera en cómo interactuamos con el mundo.
 
Para las empresas también ha representado cambios importantes, desde la
transformación de modelos de negocio y operación de muchas empresas hasta la
implementación del trabajo remoto y otros esquemas laborales que no permitan la
concentración de trabajadores en oficinas.
 
Sin duda el reto que atravesamos nos obliga a repensarnos y reinventarnos como
personas para adaptarnos de la mejor manera a la realidad actual. Mucho se ha dicho
que todas las crisis presentan oportunidades para innovar y esta no es la excepción,
así que, la capacitación constante sigue siendo de suma importancia para hacer frente
a los retos que continuamente se nos presentan en nuestro día a día.
 
La capacitación vía digital ha demostrado ser una excelente opción para mantenernos
actualizados o ganar nuevos conocimientos. Por eso, aquí te dejamos algunos tips que
te ayudarán a tomar la mejor decisión en cuanto a capacitación se refiere: 


 Reconócete como tu recurso más valioso. Nosotros mismos somos el elemento
más importante para generar bienestar personal y familiar, por ello, resulta
fundamental conocernos como personas, identificar nuestros gustos y habilidades
para fortalecerlas. Conocer nuestras debilidades nos ayudará a mermarlas.
 Decide en qué vas a capacitarte. Una vez que tienes bien claras tus habilidades
y gustos es momento de decidir en qué vas a capacitarte. Desde aprender algo
nuevo hasta consolidar y actualizar tus conocimientos actuales. Recuerda que si te
vuelves experto en un tema en particular puedes convertir ese conocimiento en
una nueva fuente de ingresos.
 Investiga y evalúa las opciones disponibles. La tecnología y el acceso a internet
nos abren puertas infinitas en cuanto a capacitación se refiere, desde tutoriales
gratuitos de YouTube, hasta cursos y diplomados en las universidades más
prestigiosas del mundo. Hoy en día, hay un sinfín de posibilidades en línea para
todos los presupuestos.
 No desequilibres tus finanzas. Si la opción que elegiste tiene costo, inclúyela en
tu presupuesto. De ser posible ahorra la cantidad necesaria para cubrir el costo
completo de tu capacitación desde antes de tomarla, otra opción a considerar es
parcializar el costo total a meses sin intereses, si tu banco lo permite.
 Administra tu tiempo. Los esquemas de capacitación digital permiten una mejor
optimización de tiempo al eliminar tiempos de traslado. Aprovecha este esquema
para sacar el mayor provecho a tu estudio.
 Prepara tu espacio de trabajo. Ten un espacio dedicado exclusivamente para
este propósito, evita hacerlo desde la cama, sofás o lugares destinados al
descanso. Tu área destinada para trabajar debe estar limpia, ordenada con buena
ventilación e iluminación. En la medida de lo posible, utiliza una silla adecuada con
la que puedas mantener una buena postura durante el tiempo que dure tu
capacitación.


Aprovecha las circunstancias actuales y saca el máximo beneficio de la capacitación
en línea, las tecnologías y el uso de plataformas de trabajo en línea que nos facilitan el
trabajo y el estudio diario. No olvides que el orden y disciplina son fundamentales, con
ello tendrás el éxito asegurado.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2021 Posdata MX.