Inicio / Artículos / La época en la que tomar mezcal era motivo de excomunión
Mezcal
Después de esto, cualquier cruda que tengas no se verá tan grave.

La época en la que tomar mezcal era motivo de excomunión

No se sabe con exactitud cuándo se inventó el mezcal, pero se estima que fue antes de 1578. Esta bebida ancestral se la debemos a los nativos de México y se cree que a los españoles les gustó tanto en aquella época, como a nosotros en la actualidad.

“Los conquistadores se vieron en la necesidad de buscar nuevas fuentes de bebidas alcohólicas para ser destiladas. [Por esto voltearon] a ver los fermentados que tomaban los nativos, como el pulque, tepache, pozonque, socollule y el mexcalli (antecedente directo de la palabra mezcal)”, explica Jorge Quiroz Márquez en su libro El mezcal, orígenes, elaboración y recetas.

La fiesta iba muy bien para los españoles hasta que el mezcal redujo las importaciones de bebidas alcohólicas europeas, por esto se comenzó a castigar su consumo.

“En 1585 se expidió en Aranjuez, España una Real Orden para que se procediera a extinguir en la Nueva España las bebidas extraídas del maguey. En la lista de licores simples o compuestos que debía perseguir el tribunal de la Acordada, si incluía al mezcal, mismo que se producía entonces en 30 localidades”

Según el análisis El consumo de leña en la producción de mezcal publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La orden de acabar con el mezcal iba en serio y la Iglesia se involucró.

Elizacoechea, Obispo de Valladolid (hoy Morelia, Michoacán), dio la orden de excomulgar a cualquier vendedor y consumidor del mezcal. Después, como burla, así se denominó a una variedad del mezcal que se sigue consumiendo en esa zona del país.

Azotes, destierro y perdidas de propiedades… todo por consumir alcohol
La Ley Seca de los españoles no iba solo contra el mezcal, también se persiguió el tequila, pulque y cualquier otro destilado de los nativos.

“Los integrantes del Juzgado de BebidasProhibidas fueron los encargados de aplicar severos castigos a los infractores, estos consistieron en caso de tratarse de un español sufrir la pérdida de sus bienes y el destierro de la ciudad de residencia. Los pertenecientes a otra raza recibirían azotes. Pero no sólo se castigó a los productores sino también a los taberneros y a los vinateros y a los dedicados a elaborar alambiques”. Así lo explica Betania Rodríguez Pérez en su investigación Embriaguez y delitos en Guadalajara a fines del periodo colonial.

Eso sí, debido a la popularidad del mezcal la bebida fue perseguida con más fuerza que otros destilados, por lo que su venta y consumo estuvieron prohibidas en la mayor parte del territorio novohispano durante el periodo virreinal.

Lo que no sabías del mezcal

México tiene la denominación de origen del mezcal. Hoy, los únicos sitios en el mundo que pueden producir mezcal son: Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, Guanajuato, Durango, San Luis Potosí y Tamaulipas.

Diferencia con el tequila

Muchas personas insisten en que el mezcal y el tequila son lo mismo, y aunque ambas provienen de plantas agaváceas, hay diferencias que van desde la extracción, la elaboración hasta el sabor. Existen al menos 50 especies diferentes de agaves para producir mezcal, el tequila en cambio solo proviene del agave azul.

100% artesanal

Cuando se trata de un mezcal artesanal, el proceso de producción es manual. Eso incluye el embotellado con jarra, etiquetado botella por botella a mano y empacado personal.

Cómo se toma

El mezcal no se diferencia del tequila por el gusano, de hecho el mezcal no se toma con gusano en las comunidades. El mezcal se toma solo.

Adiós a la “cruda”

El mezcal es un producto orgánico. El agave es resistente a climas extremos por lo que no necesita fertilizantes y una vez producido, no requiere conservadores o sustancias sintéticas. Por eso el mezcal artesanal 100% agave, si no se mezcla o combina con otras bebidas no produce cruda.

Tipos de mezcal

Las tres clasificaciones básicas, según la maduración: blanco (un mezcal joven), reposado (con al menos dos meses en barrica) y añejo (por un período de aproximadamente seis meses en barrica).

Propiedades curativas

Con un consumo moderado, el mezcal fomenta la relajación, la reducción del colesterol, promueve el crecimiento de la flora intestinal y la absorción de lípidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *